muerte-perinatal

Muerte Perinatal, últimos estudios

Día Internacional de la muerte perinatal: derecho al duelo

El duelo por la pérdida del bebé suele estar desautorizado generando ansiedad, estrés y depresión. Algunas recomendaciones

El 15 de octubre se celebra en el mundo el Día Internacional de la Muerte Perinatal. Por esta razón, la asociación Umamanita ha publicado el primer informe en España sobre este fenómeno, tan frecuente y tan silenciado.

En el 2016 murieron 2.300 bebés en edad perinatal, es decir, desde la semana 22 de embarazo hasta los 27 días posteriores al parto. A estos habría que sumar las 700 interrupciones del embarazo por anomalías fetales severas y cerca del 15% de embarazos que se pierden en el primer trimestre.

Umamanita ha estudiado a 796 madres entre junio de 2013 y junio de 2016. Estás son algunas conclusiones:

  • Entre el 10 y el 30% de las mujeres estudiadas presentan síntomas clínicos de ansiedad, depresión, estrés postraumático o duelo complicado
  • En un entorno en el que todo está controlado, la muerte perinatal aparece como un sinsentido, no previsto, inesperado, culturalmente antinatural y psicológicamente traumática
  • La invisibilidad social del duelo produce efectos severos: vulnerabilidad, miedo e inseguridad propia. El 72,9% refieren que su duelo fue invisible para la sociedad. Con el agravante de que gracias a la ecografías, el hijo/a ya está presente socialmente.
  • Cerca de la mitad de las mujeres estudiadas se sienten al menos parcialmente culpables de la muerte de su bebé
  • Quizás el origen del tabú es que hasta hace poco la Iglesia impedía enterrar a los bebés fallecidos y no bautizados
  • El duelo perinatal fue incorporado por primera vez en la estrategia nacional de salud reproductiva en el 2011 y muchas CCAA todavía no cuentan con protocolos adecuados para tratar estas situaciones.

De su estudio se pueden extraer algunas recomendaciones

♦ TIEMPO SIN RELOJ CON EL BEBÉ FALLECIDO; ACUNARLO

La visión paternalista de hasta hace muy poco tiempo hacia que la madre fuera apartada de su bebé inmediatamente “para que no sufriera”. La recomendación fue que no se hablara del tema…

Hoy afortunadamente dos tercios refieren que pudieron ver a su bebé y despedirse de él. Pero muchas se quejan de que estuvieron apenas unos minutos, no el tiempo que les hubiera gustado. Además, sólo un tercio pudo sostener a su bebé en brazos. Los que no lo hicieron, refieren remordimientos por no haber aprovechado mejor ese tiempo.

El dato más negativo es que una quinta parte de los padres que si pudieron ver a su bebé cuentan que los sanitarios mostraron poco respeto hacia su hijo. 

Este es uno de los muchos testimonios recogidos:

Me hubiera gustado tener más tiempo con ella… verle bien, bañarle, vestirle. Me la dejaron muy poco tiempo y luego volvieran a llevársela. Dejaron la puerta medio abierta y pasaba mucha gente. No sentí que teníamos intimidad. Me sentí muy presionada para despedirme de ella con poco tiempo. Es una cosa que después me ha dolido MUCHO”

♦ LA IMPORTANCIA DE LA FOTO

Sólo un 12% de los padres salieron del hospital con una foto o un objeto de su bebé. Para los que lo tienen, es un elemento clave para el duelo.

Este es uno de los testimonios:

“Si me hubiesen ofrecido hacer una foto y recoger una imprenta de sus huellas quizá ahora no tendría la sensación de que su imagen se desvirtúa en mi memoria. Creo que deberían revisar esto”

♦ EMPATIA EN LA COMUNICACIÓN DE LA NOTICIA

La empatía en la comunicación de la mala noticia es vital. Cuando esta existe, los padres lo agradecen mucho. Cuando no, lo siente.

También se ha observado una tendencia a comunicar la noticia en la sala de ecografía más que en el despacho, lo que es valorado positivamente por los padres.

Este es uno de los testimonios:

“La forma de dar la noticia. La doctora que me hizo la ecografía tuvo poca empatía y parecía enfadada cosa que me hizo sentir culpable. Me dio a entender que el bebé no tenía latido y yo debería haberme dado cuenta antes”

♦ DISPOSICIÓN DEL CUERPO

El Constitucional resolvió en febrero de 2016 que los padres tienen derecho a disponer del cuero de su hijo EN CUALQUIER EDAD GESTACIONAL.

Puedes leerlo aquí: http://hj.tribunalconstitucional.es/es/Resolucion/Show/24819

Sin embargo, los protocolos de muchos hospitales siguen anclados en lo establecido en el Código Civil que habla sólo del enterramiento para los mayores de 180 días.

La inmensa mayoría de los padres habrían dispuesto disponer del cuerpo si les hubieran dado esa oportunidad.

Y desde luego, el duelo mejora sustancialmente si los padres pueden disponer del cuerpo.

♦ INFORMACION SOBRE EL PARTO

Sólo la mitad de la madres reconocen que les hicieron una explicación “clara y comprensible” del parto.

De hecho, muchas tienen la sensación de que no controlan la situación, que son un elemento en una cadena.

Este es uno de los testimonios de abandono:

“Durante las horas de inducción al parto las matronas solo venían a la habitación a introducirme las pastillas cada dos horas, no me explicaron cómo me sentiría, cómo podría mitigar el dolor de contracciones, qué posturas podría adoptar…”

♦ MINIMIZAR LAS CESÁREAS

Además, se observan muchas más cesáreas que en los países de nuestro entorno. Quizás porque creen que evitar el parto ayuda a sufrir menos a la madre, aunque el estudio señala que no existe evidencia de ello y afirma que la cesárea reduce sensiblemente la posibilidad de volver a quedar embarazada.

Además, tirón de orejas a los hospitales privados: es 3,6 veces más probable una cesárea en un hospital privado que en uno público

♦ MUCHO MEJOR ACOMPAÑADA

Sólo 3 de cada 10 señalaron que pudieron estar acompañadas en el momento del parto. Es verdad que la cifra se eleva a 4 de cada 10 en los últimos años del estudio, pero sigue siendo alto. Sobre todo si tenemos en cuenta que en la práctica totalidad de los casos en los que no hubo acompañamiento fue por prohibición del personal sanitario.

El estudio concluye que prohibir estar acompañada es una práctica cultural, no clínica yque está probado que estar acompañada reduce la duración del parto, el uso de analgésico y el de sedantes.

Ese es el testimonio de abandono y soledad de una madre :

“El trato durante el parto. Fue horrible, no me dejaron moverme libremente y encima obligaron a salir a mi marido. Estuve sola y ninguneada”

♦ MINIMIZAR LA SEDACIÓN

En la mitad de los casos estudiados se utilizaron sedantes. Un porcentaje muy alto si tenemos en cuenta que en Estados Unidos apenas se usa en el 10% de los casos.

De nuevo probablemente está detrás esa visión paternalista que piensa algo así como ‘cuanto menos se entere la madre, mejor’.

El informe denuncia que el incremento de sedantes está acompañada de un menor acompañamiento de personal sanitario y duplica las posibilidades de duelo complicado.

Este es el desgarro de una madre sedada:

“Me hubiera gustado abrazarle [el bebé], pero por efecto del sedante estaba en una actitud pasota, y aunque pude hacerlo y me lo facilitaron yo no quise. Ahora me arrepiento, pues es lo que más me duele al pensarlo y con lo que mis lágrimas rebosan de mis ojos cuando lo recuerdo”

♦ AUTOPSIAS SIEMPRE QUE SE PUEDA

El informe también critica el poco uso de las autopsias. En el 70% no se practicaron y muchos padres refieren que nade informó sobre la posibilidad de investigar la muerte.

Hacerlo es muy importante porque los padres necesitan responder a la pregunta de por qué. Pero desde un punto de vista de salud pública la información sobre esas muertes puede ayudar a prevenir y mejorar la salud perinatal.

El estudio llama la atención a los centros privados, mucho menos propensos a practicar las autopsias que los públicos

Este es el lamento de una madre:

“Todos saben cómo tratar el nacimiento de un bebé vivo pero una pérdida… mi situación no supieron… no mostraron empatía y un poco de psicología….”

♦ ESTANCIA DISCRETA SIN BEBES CERCA

Muchas madres refieren que compartir habitación con una madre de un bebé vivo fue muy traumático.

Además, el 40% dijo que podía escuchar el llanto de los bebés en la habitación de al lado

Por eso buscar alas de hospital separadas ayudaría sustancialmente a la gestión del duelo. Así lo señala una madre:

“Lo que menos ayudó durante la estancia: Que estuve en reanimación con dos mamás que tuvieron cesárea esa misma tarde y estaban allí con sus bebés recién nacidos cuando yo acababa de parir a mi hija muerta y me sentía más sola que nunca”

En general, el estudio anima a cuidar el lenguaje y utilizar el lenguaje culturalmente apropiado: padre, madre, bebé. El término “feto” es un término científico pero es interpretado mal por la madre, como un intento de cosificar a su hijo.

También sugiere acompañamiento e información completa para que sean los padres los que tomen decisiones autónomas y adecuadas a sus necesidades y creencias.

Puedes ver el informe completo aquí:

https://www.umamanita.es/wp-content/uploads/2018/11/Informe-Umamanita-Calidad-Atencion-Muerte-Intrauterina-2018.pdf

Si has estado en esta situación, nuestro pésame. Espero que este post te haya ayudado a comprender que no eres la única, que no estás sola.

Compártelo si crees que puede ayudar a otras personas.

El estudio habla de la ecografía como factor positivo de socialización del bebé. En Babycine.com apostamos abiertamente por esa socialización. Por eso tenemos una sala de minicine con butacas y pantalla en la que el bebé sea el protagonista de la peli, puedas sentirte acompañada y nadie se pierda ningún detalle:

Mira aquí

Si quieres regalar a alguna amiga, hermana, prima o compañera de trabajo, te aseguro que será una experiencia que no olvidará en la vida

Regalar